¿Cómo nace el camión de la esperanza?

Bodegas Solidarias Jorge y Yolita

Ni Robin Hood lo habría pensado…

Cuando pensó Robin Hood que vería a los ricos regalar sus cosas a los más necesitados, cuando en sus tiempos él tenía que robarles para darles a los pobres.

No podría haber comenzado de otra manera esta invitación, para que esta frase inicial se hiciera realidad, pues de una u otra forma esto se ha cumplido y con una sonrisa de quien entrega y quien recibe por intermedio de este proyecto que nació como un sueño o mejor dicho como una manera de aportar a la sociedad y por aquello por el cual estamos de paso por esta vida, que es Dejar Huella.

Las Bodegas Solidarias Jorge y Yolita, nombre en honor a mis padres, ha recibido durante estos pocos años de existencia aportes en enseres, electrodomésticos, ropa, calzado, muebles y todo aquello que se encuentre en buen estado y que sus dueños ya no necesiten o bien han decidido renovar en sus hogares. Lo más importante es que se exige que toda la ayuda venga y se encuentre en buen estado apelando a la dignidad de quien la recibe, y la recepción por parte de los colaboradores ha sido impecable, logrando en poco tiempo entregar ayuda a más de 100 familias en la región metropolitana mayoritariamente en comunas donde personas de escasos recursos lo han necesitado. También en casos en donde casas completas se han visto afectadas por incendio y las perdidas han sido totales, logrando por medio de las bodegas solidarias poner en pie a esas familias y reconstruir sus hogares.

Este es un pequeño grano de arena que poco a poco ha ido creciendo y que cada persona que se contacta a través de los medios de comunicación de las bodegas solidarias, ha llegado por intermedio de otras personas, en donde se ha corrido la voz de la existencia de este canal de ayuda hacia otros y que posterior a la ayuda se han comprometido a formar parte de ellas por medio de la difusión entre sus contactos, conocidos y compartiendo su experiencia en redes sociales.

Las bodegas solidarias hoy cuentan con su Facebook, Instagram, correo electrónico y mi whatsapp personal que han servido como medio de comunicación y coordinación para el retiro y entrega de los aportes.

Curiosamente el concepto de bodega no se ha cumplido como tal, pues milagrosamente cada vez que se recibe una ayuda, en el corto tiempo aparece alguien que lo necesita, logrando así que la entrega y despacho de la ayuda sea inmediata, sin duda que esto ha sido un trabajo intenso, hermoso y que desde arriba hay alguien, mi padre y acá en la tierra, mi madre que han sido los gestores de esta respuesta rápida a las necesidades de quienes lo requieren.

Este sueño poco a poco ha ido creciendo y es por eso que el próximo paso es convertir a las Bodegas Solidarias Jorge y Yolita en una fundación sin fines de lucro en donde podamos contar con socios que se comprometan a ser parte de este proyecto que cada vez más suma adeptos y colaboradores. Y ya en una siguiente etapa, lograr convertir a las Bodegas Solidarias JYY en un referente social de ayuda y ser un nexo entre quienes tienen y quienes necesitan.

La invitación entonces es primero a seguir en las redes sociales a las bodegas solidarias Jorge y Yolita en su Facebook e Instagram, segundo a compartir con otros esta iniciativa que permite, aparte de ayudar, desprenderse de aquellas cosas que ya no son necesarias para algunos y que ocupan espacios ya sea en closets o bodegas para que otras personas puedan mejorar su calidad de vida y vivir cada día mejor, de una manera digna.

Bodegas Solidarias Jorge y Yolita

Facebook: Bodegas Solidarias “Jorge y Yolita”

Instagram: @bodegassolidarias

Gmail: bodegasolidarias@gmail.com

Whatsapp: +569 6619 4910